Otro recurso para medir el avance en ajedrez

 

Jugar mejor al ajedrez no es cosa de un par de mes. Hay que estudiar mucho, jugar torneos, ver partidas del momento, analizar finales, revisar aperturas, etcétera. Hay mucho trabajo por hacer y si éste se hace con dedicación, sin duda se mejorará. El problema es que en ocasiones no es tan fácil medir esto. Una idea que puse en práctica desde hace muchos años y que hasta ahora me di cuenta de su posible valor didáctico, fue el llevar un cuaderno en donde hay que anotar las partidas que se juegan, con los comentarios correspondientes. Mejor aún si se hace este trabajo recién jugada la partida, porque así tenemos frescas las ideas que se nos ocurrieron en ese momento. Vale la pena destacar que no debe usarse la computadora a menos que se quiera verificar las variantes que uno analizó. Sin embargo, la idea es plasmar las ideas que cada uno tuvo en el momento de la partida, porque es donde se puede observar el estado actual de las cosas en términos ajedrecísticos.

Como ejemplo, veamos la posición que jugué contra Ricardo Freixanet (aproximadamente de Elo 2100), en julio o agosto de 1985. Encontré unas notas sobre la posición a la que llegué. He aquí el momento clave. La partida completa no la tengo, pero he de buscarla y en ese caso, la pondré más adelante. El asunto es que llegué a la siguiente posición en donde juegan las negras:

Blancas: Manuel López
Negras: R. Freixanet


López, M. – Frexianet, R
1985
Juegan las negras

1… Nxc4 que parece una amenaza difícil de refutar. Se ataca a la dama blanca en e3, se amenaza maten en g3 e incluso el caballo de d5. Aquí respondí: 2. Nf6+! Kh8! (2… gxf6? 3. Bxc4+ Kh8 4. Kxg4 ganando) 3. Nxe4! Rg3+ 4. Kh2 (4. Nxg3 Nxe3 y las negras ganan). 4. … Rg2+? 5. Kh1 Nxe3 6. Nxd6 cxd6 7. Nd4! Be7 (Mejor 7. … Kg8. Se amenazaba mate en f8) 8. Rf3 Rg4 9. Rxe3 Rxh4+ 10. Kg2 Bxg5 11. Nf3 Bxe3 12. Nxh4 Bd4 13. Rd1 Bxb2 las blancas se han quedado con una pieza de más. 14. Bc4?? (ganaba de inmediato 14. Ng6+! hxg6 15. Rh1+ Kg8 16. Bc4+ Kf8 17. Rh8+ Ke7 18. Rxa8) 14… b5?? 15. Bb3?? (Más fácil se ganaba ahora con 15. Ng6+ hxg6 16. Rh1#) 15… g6 16. Rxd6 b4 17. Rd7 b5 18. Nf3 Re8 19. Ng5 Bg7 20. Nf7+ Kg8 21. Nd6+ y las negras abandonaron 1-0.

La moraleja del cuento es simple: a pesar de que ya en ese entonces estaba jugando un nivel interesante (unos 2150 por lo menos en ese momento), no vi las dos simples combinaciones que en un caso daba mate y en el otro ganaba la torre. Peor aún, después de 3. … Rg3+ 4. Kh2 Qe6! y ganan las negras, por ejemplo: 4… Qe6! 5. Ng1 Rg2+ 6. Kh1 Nxe3 7. Rf8+ Qg8 8. Rxg8+ Kxg8 9. a3 c6. En resumen, una combinación fallida, complicada en cierto sentido sí, pero que habla de que mi nivel de cálculo táctico era bastante lamentable.

Lo importante aquí no es desgarrarse las vestiduras, sino entender lo que pasó y sacar las conclusiones adecuadas, por ejemplo: comenzar a estudiar más táctica, hacer más ejercicios, porque con este nivel de cáluclo defectuoso no se va a ninguna parte.

Si no hubiese anotado esta partida en su momento, probablemente no tendría registro de lo mal que calculaba en ese momento. Por ello, parece buena idea tener una libreta, una bitácora, en donde se vayan consignando las partidas, buenas y malas, con los avances correspondientes.

3 comentarios en “Otro recurso para medir el avance en ajedrez

  1. Hola, con todo respeto, me he tomado el trabajo de traducir las jugadas del inglés al castellano para facilitar la lectura del artículo a aquellos que no saben inglés.

    1… Cxc4 que parece una amenaza difícil de refutar. Se ataca a la dama blanca en e3, se amenaza mate en g3 e incluso el caballo de d5. Aquí respondí: 2. Cf6+! Rh8! (2… gxf6? 3. Axc4+ Rh8 4. Rxg4 ganando) 3. Cxe4! Tg3+ 4. Rh2 (4. Cxg3 Cxe3 y las negras ganan). 4. … Tg2+? 5. Rh1 Cxe3 6. Cxd6 cxd6 7. Cd4! Ae7 (Mejor 7. … Rg8. Se amenazaba mate en f8) 8. Tf3 Tg4 9. Txe3 Txh4+ 10. Rg2 Axg5 11. Cf3 Axe3 12. Cxh4 Ad4 13. Td1 Axb2 las blancas se han quedado con una pieza de más. 14. Ac4?? (ganaba de inmediato 14. Cg6+! hxg6 15. Th1+ Rg8 16. Ac4+ Rf8 17. Th8+ Re7 18. Txa8) 14… b5?? 15. Ab3?? (Más fácil se ganaba ahora con 15. Cg6+ hxg6 16. Th1#) 15… g6 16. Txd6 b4 17. Td7 b5 18. Cf3 Te8 19. Cg5 Ag7 20. Cf7+ Rg8 21. Cd6+ y las negras abandonaron 1-0.
    La moraleja del cuento es simple: a pesar de que ya en ese entonces estaba jugando un nivel interesante (unos 2150 por lo menos en ese momento), no vi las dos simples combinaciones que en un caso daba mate y en el otro ganaba la torre. Peor aún, después de 3. … Tg3+ 4. Rh2 De6! y ganan las negras, por ejemplo: 4… De6! 5. Cg1 Tg2+ 6. Rh1 Cxe3 7. Tf8+ Dg8 8. Txg8+ Rxg8 9. a3 c6. En resumen, una combinación fallida, complicada en cierto sentido sí, pero que habla de que mi nivel de cálculo táctico era bastante lamentable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *