Cómo entrenarse con un gran maestro sin gastar un peso

 

 

El ajedrecista ambicioso tiene mucho trabajo por hacer si quiere llegar a jugar bien, ganar torneos, hacerse de un título como el de gran maestro, etcétera. Se necesita trabajar con constancia y disciplina. No basta ver una hora o dos al día ajedrez. Actualmente se requiere estudiar todos los días muchas horas y además, de manera “deliberada”, es decir, buscando por ejemplo, dominar los finales de peones, o los de torres, o quizás una apertura o defensa en particular. Es decir, no se va a ningún lado saltando de un tema a otro, viendo partidas de los grandes jugadores para después enfrascarse en dos horas de partidas rápidas. El ajedrez de entrenamiento, como quien acude al gimnasio para desarrollar su musculatura, necesita trabajar cada músculo, en los aparatos dedicados para este propósito. No se va a ningún lado saltando de un aparato a otros o ejercitándose poco tiempo en cada uno.

Por ello, es necesario hacerse de un plan básico de trabajo: aperturas, tácticas, finales, medio juego, etcétera, además de una constante práctica. Pero… ¿dónde localizar a un jugador fuerte que nos apoye en todo esto y que además, lo haga desinteresadamente? ¿Existe algo así en el mundo real? Pues sí, existe y está a su alcance. Se trata de un programa de computadora que juegue al ajedrez, que le puede servir de entrenador a cualquier hora del día o de la noche, que le permita entrenarse en las aperturas, en posiciones de táctica, en finales, que le ayude a analizar sus partidas y las de otros jugadores. Este tipo de programas ya están aquí y se pueden conseguir incluso de forma gratuita.

Por ejemplo, StockFish es un motor de ajedrez que está entre los mejores del mundo y es gratuito. Se puede descargar del sitio oficial. El programa por sí solo no hace nada. Requiere de una interfaz gráfica, la cual puede conseguirse aquí. Una vez instalada esta interfaz, se configura para que use Stockfish y listo. Y una vez hecho todo esto, podemos empezar nuestro entrenamiento con un “gran maestro”.

Hay que decir que hoy en día los motores de ajedrez juegan mejor que muchísimos grandes maestros y esa es la razón por la cual los encuentros hombre vs máquina dejaron de hacerse. El poder de cómputo finalmente dio sus frutos y en términos prácticos son programas quasi invencibles para los seres humanos normales. Es probable que este tipo de programas puedan derrotar al 99.99% de la población ajedrecística en el mundo. Es decir, para verlo del lado amable, que tenemos un analista de primerísima categoría que nos puede indicar los errores que cometemos casi de inmediato.

Entonces la idea es la siguiente. Coloque su tablero, ponga una papeleta (donde se anotan las partidas). Puede descargar el formato de este sitio . Coloque su reloj de ajedrez y dése una hora u hora y media para toda la partida. Ahora encienda su programa de ajedrez y por ejemplo, si quiere estudiar una apertura o defensa, haga las primeras siete u ocho movimientos teóricos. Una vez hecho esto, proceda a su siguiente jugada y es el momento de luchar contra el gran maestro computarizado.

Para que el ejercicio sea benéfico, juegue con honestidad. No regrese las jugadas si se equivoca. Piense que está jugando en un torneo y las reglas de la competencia deben seguirse. Haga su jugada, presione su reloj, haga en la computadora la jugada que hizo en el tablero y espere a que la máquina le dé su respuesta. Cuando esto ocurra, haga la jugada en el tablero, presione el reloj de la computadora y proceda a pensar. Simule pues el combate real.

Es probable que la computadora le gane la mayoría de las partidas sino es que todas, pero esto no tiene por qué saberlo nadie. La partida que juega en estas condiciones es de entrenamiento, es como tener a un sparring de boxeo el cual ayuda al deportista a entrenarse.

Cuando termine la partida, entonces vuelva al módulo de análisis y revise qué pasó. Anote los comentarios pertinentes. ¿Hizo usted buenas jugadas? ¿Calculó correctamente o cometió feos errores? ¿Dónde la máquina cambia la evaluación a su favor? Etcétera. Vamos, destripe literalmente la partida para sacar las conclusiones del caso. No se quede con un “ya perdí y ni modo” La idea es aprender de la experiencia y de motivarse a hacerlo mejor la vez siguiente. Si usted puso a la máquina para que jugase una variante determinada, es probable que encuentre algunas ideas que jamás se le hubieran ocurrido si no hubiese hecho este combate simulado. La computadora es pues un sparring de lujo, un gran maestro que no se va a burlar nunca y que además, podrá ayudarlo a mejorar.

Si usted juega un par de veces a la semana de esta manera, podrá ir entrenándose en las aperturas, en posiciones específicas, para enfrentarse después a un torneo real con seres humanos. Si usted trabaja con disciplina, hace las cosas con honestidad, pasa tiempo disectando posiciones y haciendo todo esto con constancia, es probable que el éxito sea suyo y empiece a jugar mejor. Y ojo, quizás no lo logre de un día para otro pero me queda claro que después de seis u ocho meses, notará una mejora cualitativa y cuantitativa en la manera en como juega ajedrez. Hágame caso.

2 comentarios en “Cómo entrenarse con un gran maestro sin gastar un peso

  1. muy buen criterio, hace rato me di cuenta que los programas son excelentes para practicar y aprender, si se han leídos los principales libros recomendados, el motor de búsqueda hace el resto…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *