¿Ha perdido Carlsen su altísimo nivel?

Acaba de terminar uno de los torneos más fuertes del año, en donde participaron diez jugadores de la elite ajedrecística, entre ellos Magnus Carlsen, el actual campeón del mundo. También estaban los excampeones mundiales Vishy Anand y Vladimir Kramnik. Otros jugadores de gran talento como el armenio Levon Aronian, los estadounidenses Wesley So, Fabiano Caruana y Hikaru Nakamura, el holandés Anish Giri, el subcampeón mundial ruso Sergei Karjakin y el francés Maxim Vachier-Lagrave. Se jugó el torneo en Noruega, la tierra natal del propio campeón y se esperaba que éste mostrara su alto nivel de juego.

Y todo parecía haber empezado bien para Carlsen, en el torneo de partidas rápidas para hacer el sorteo de los números en el torneo, Carlsen venció con relativa facilidad. Se esperaba pues que el joven campeón mostrara ese nivel que tuvo hace un par de años donde prácticamente era imbatible, un jugador de una clase aparte.

Pero las cosas no salieron como se esperaba. Hay que reconocer que en estos torneos el ganador resulta ser muchas veces el mejor entre iguales, es decir, aquel que tiene un buen torneo, que está en estupenda forma, que todo le sale bien, etcétera. Y la razón de esto es que a este nivel de ajedrez se espera una fuerte igualdad entre los competidores y el empate pareciese ser el resultado más esperado.

Carlsen, por ejemplo, se esperaba que jugara como sabe, ganando mínimas ventajas, yendo muy poco a poco, para ir venciendo eventualmente a algunos de sus rivales. Pero al final del torneo el campeón del mundo quedó en penúltimo lugar, logrando 4 puntos de 9 posibles, perdiendo diez puntos en el rating y sin entender quizás qué le está pasando.

Tal vez sin embargo, no le pase nada a Carlsen. Pudiese ser que lo que ocurre es precisamente lo que ya dijimos: el ganador, en este caso Aronian, estaba en un buen momento y todo parecía salirle bien. Carlsen en el pasado ha tenido torneos iguales que los que ahora nos muestra Aronian. Fue un mal torneo nada más y dudo que ningún jugador se salve de ello. Podemos, por ejemplo, recordar el torneo de Linares en el que Karpov hizo 11 puntos d 13 posibles, ganando anticipadamente uno de los torneos más emblemáticos del ajedrez mundial. Ni Kasparov pudo detener a Karpov en ese torneo. Tuvo un gran momento Anatoly Karpov. Así son las cosas y a veces pasan así.

Otra posibilidad es que dicen, Carlsen se ha hecho de una novia y evidentemente esto le resta tiempo para trabajar en su ajedrez o peor aún, sus prioridades con respecto al juego están cambiando por este hecho. Puede ser, y si es así, eventualmente las aguas regresarán a su nivel. Los cambios sentimentales afectan a todos, grandes maestros como simples aficionados.

Pero hay más alternativas: el hecho de que los aficionados y los medios supongan que Carlsen tiene que ganar siempre porque es el favorito. Y esto es lo que esperamos todos cuando juega el campeón mundial y si éste recibe una derrota, entonces los medios saldrán a decir que Carlsen está acabado. Y eso francamente es ridículo.

Carlsen está bajo de forma y la partida contra Kramnik lo demuestra. No vio una simple combinación del excampeón del mundo y el noruego perdió primero un peón sin compensaciones y luego la partida. El mismo Kramnik indicó que esto es claramente síntoma de que Carlsen está en mala forma “y esto pasa a veces”, dijo, sugiriendo que en ocasiones esto le ocurre a todos, que no es para preocuparse demasiado.

Vamos a ver qué pasa en el futuro. El ajedrez a este nivel es extraordinariamente difícil y jugadores con el talento de Carlsen, además del trabajo que hace en el tablero, seguramente harán que esta mala racha se vuelva algo del pasado. Sí, es siempre emocionante para el aficionado que fracasen los pronósticos, que el campeón pierda porque entonces se hacen un sinfín de especulaciones, por ejemplo, sobre quién podría ser el siguiente candidato a retarlo. Todo eso es atractivo para los medios, pero la realidad es que aún se está lejos de que Carlsen pierda su título mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *