El ajedrez no se puede enseñar

 
Uno de los problemas que los ajedrecistas enfrentan es cómo estudiar. El ajedrez es un tema complicado porque hay mucha información y además, a diferencia de otros temas por estudiar, aquí los resultados se ven en exámenes que se hacen continuamente, lo que llamamos los torneos, la prueba de fuego para cualquier ajedrecista que aspire a tener cierto nivel.

Hay quien piensa que se debe empezar a estudiar desde muy joven. Por ejemplo, el GM Nigel Short, quien fuese subcampeón del mundo en alguna ocasión, indica en un interesante artículo de la revista New in Chess, que él empezó en el ajedrez en el momento justo. Si hubiese empezado digamos, cinco años después, quizás no hubiese llegado a la elite. Si hubiese empezado diez años después de lo que empezó, probablemente no hubiese llegado a ser más que un gran maestro de “medio pelo”. Short considera un disparate eso que se ha dicho ya con demasiada frecuencia, que es que una persona puede llegar a ser gran maestro si se le educa adecuadamente por muchos años y para ello ponen el ejemplo de las hermanas Polgar.

Pero lo que nunca se menciona son todos los esfuerzos de padres que quisieron educar a sus hijos para hacerlos grandes ajedrecistas y fracasaron. Nos fijamos siempre en los casos que tuvieron éxito, pero ¿en los que fracasaron? En esos nadie se fija.

Otros piensan que si se tiene un entrenador se puede llegar a progresar y convertirse en maestro de ajedrez con cierta facilidad. Y citan por ejemplo a la escuela de Botvinnik, de donde salieron Kasparov y Kramnik, por mencionar a dos grandes jugadores, ambos excampeones mundiales. Lo que poca gente sabe es que a la escuela de Botvinnik asistían los estudiantes un par de semanas en el verano y el patriarca del ajedrez soviético les dejaba tarea para hacer por los siguientes seis meses. De hecho, Botvinnik –dice el GM Soltis– al inicio de sus cursos de dos semanas decía: “Chico, recuerden que el ajedrez no puede enseñarse.¡El ajedrez solamente puede aprenderse!

¿Qué quería decir con ello el viejo campeón? Sencillo: uno sólo puede mejorar cuando se involucra con las cuestiones ajedrecísticas que se están estudiando. No hay maestro que enseñe nada de ajedrez. A lo más, lo que un entrenador debe hacer es ponerle posiciones a los alumnos de manera que ellos descubran muchas cosas por sí mismos. Y en ese sentido esto se parece a los oficios, en donde la gente aprende a hacer cosas haciéndolas.

El GM Oscar Panno una vez me dijo, a la pregunta de cómo mejorar: “Lo importante es DARSE CUENTA”. ¿Qué significa esto? Que los jugadores frente al tablero deben darse cuenta de lo que está pasando dentro de éste. Si no se entiende la “trama” de los acontecimientos que van ocurriendo en el tablero, probablemente no se pueda jugar bien.

Nimzowitsch por su parte, pensaba que en una partida el jugador de ajedrez debía hablar con sus piezas porque para el maestro danés este diálogo interno con sus piezas le era muy útil para saber qué hacer y cómo hacerlo. Nimzowitsch indicaba que los peones y las piezas tienen sus propios sentimientos, que quieren ser algo en la vida (por ejemplo, los peones quieren convertirse en reinas), y así, mediante esta “plática” interna con las piezas en la imaginación del jugador, se podía jugar un ajedrez más entendible en donde el jugador fuese entendiendo lo que pasa en el tablero.

Desde luego que esto no quiere decir que estudiar las partidas en los libros, ver problemas de ajedrez, observar las partidas que ahora se transmiten a diario por Internet no sirva. No, todo suma pero para que sume debe hacerse de manera inteligente: debemos darnos cuenta e involucrarnos en el tema. Si no se hace esto el progreso será –en el mejor de los casos– muy limitado.

1 comentario en “El ajedrez no se puede enseñar

  1. BUEN DIA, ES VERDAD UNO DEBE INVOLUCRARSE, NO ES SOLO PARTIPAR A UNA CLASE DE AJEDREZ.
    ES DARSE CUENTA. HAY MUCHA DIFERENCIA ENTRE PARTICIPAR E INVOLUCRARSE. COMO EJEMPLO
    ES HACER UN OMELETT DE CERDO. LA GALLINA PARTICIPA CON SUS HUEVOS , PERO EL CERDO ESTA
    INVOLUCRADO.
    SALUDOS DESDE ARGENTINA.
    GOROS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *