Un autor buscando una editorial o… convirtiéndose en su propia editorial

 

Una de las actividades que realizo con frecuencia es la de escribir. En los últimos años he escrito obras de carácter científico y uno que otro libro de ajedrez. Desafortunadamente las editoriales no parecen interesarse en ninguno de los temas tratados, a menos que -como me dijo un importante sello editorial- pueda garantizar la venta de al menos 500 ejemplares. Y como son temas específicos en ciencias, es complicado saber si se pueden o no vender esos libros.

Con respecto al ajedrez, he intentado revivir el trato con la editorial que por años me ha publicado de este tema, pero parece que ya no le interesa. Mi último libro es sobre Aron Nimzowitsch, probablemente en su momento el tercer mejor jugador del mundo, por debajo de Alekhine y Capablanca.

Pero Nimzowitsch es algo más que un fuerte exponente del ajedrez mundial. Fue un jugador con su propia concepción del juego ciencia y escribió su libro “Mi Sistema”, que caracteriza una serie de maniobras que eventualmente forman un sistema, aunque el GM Bent Larsen no esté de acuerdo. Nimzowitsch fue un escritor con una original pluma y hay suficiente información, partidas, artículos que él mismo escribió, anotaciones de sus propias partidas, que sin duda han hecho del viejo maestro un clásico.

Mi libro, sin embargo, no es una biografía más de Nimzowitsch. En lugar de eso me di a la tarea de tratar de entender su ajedrez y qué mejor que usar la técnica del ajedrez solitario sobre sus partidas más significativas (un subconjunto, pues Nimzowitsch jugó decenas y decenas de partidas muy ilustrativas). En este esquema de ajedrez solitario, que parece haber sido preconizado por Irving Chernev, se hacen las primeras jugadas de una partida de nuestro personaje contra algún fuerte jugador, y entonces de pronto no se hacen más jugadas, porque el lector debe tratar de acertar la siguiente jugada de Nimzowitsch. Entonces, si acierta, se le otorgan una cantidad de puntos. Si no acierta, entonces se hace la jugada que hizo el maestro en la partida, se ejecuta en el tablero la jugada del rival y de nuevo, a pensar porque hay que acertar la siguiente jugada de Nimzowitsch. Al final se suman los puntos obtenidos y se da una especie de gradación sobre qué tan bien el lector lo hizo.

“La letra con sangre entra” y en ajedrez no hay nada como la experiencia que uno pueda adquirir jugando en torneos. Así, la idea del ajedrez solitario es hacer que el lector sienta que está jugando como un gran maestro, en este caso como Nimzowitsch y aprenda de él, no sólo reproduciendo cada partida, sino intentando descubrir las propias jugadas del viejo maestro.

Después hay una sección de posiciones de táctica, de las propias partidas de nuestro héroe, problemas compuestos, una sección de “Piense como Nimzowitsch” y finalmente las respuestas a los ejercicios. Este es el contenido del libro:

Prólogo
Breve Biografía de Nimzowitsch
Nimzowitsch: el anecdotario
“La amenaza es más fuerte que su ejecución”
¿Candidato a campeón mundial?
La escuela hipermoderna
Los elementos de Mi Sistema
El Bloqueo
La sobreprotección y la profilaxis
Nimzowitsch y la teoría de aperturas
Defensa francesa, variante del avance
Defensa Nimzowitsch
Defensa Nimzoindia
Ajedrez solitario
Sobre premios y castigos
Diferentes esquemas de ajedrez solitario
Partida 1: Spielmann – Nimzowitsch, Munich, 1906.
Partida 2: Nimzowitsch – Flues, G., Munich, 1906.
Partida 3: Schlechter – Nimzowitsch, Carlsbad, 1907.
Partida 4 : Nimzowitsch – Alapin, Carlsbad, 1911 (¿?)
Partida 5: Saemisch – Nimzowitsch, Copenhagen, 1923.
Partida 6: Nimzowitch – Spielmann, Hamburgo, 1910.
Partida 7: Nimzowitsch – Behting, Riga, 1919.
Partida 8: Nimzowitsch –Gilg, K, Kecskemet, 1927.
Partida 9: Nimzowitsch – Marshall, Nueva York, 1927.
Partida 10: Mieses – Nimzowitsch, Bad Kissingen, 1928.
Partida 11: Nimzowitsch – Capablanca, Carlsbad, 1929.
Partida 12: Mattison – Nimzowitsch, Carlsbad, 1929.
Partida 13: Alapin, S. – Nimzowitsch, Carlsbad, 1911.
Partida 14: Spielmann, R. – Nimzowitsch, Carlsbad, 1923.
Partida 15: Rubinstein – Nimzowitsch, Carlsbad, 1907.
Partida 16: Nimzowitsch – Salwe, G., Carlsbad 1911.
Partida 17: Nimzowitsch – Leonhardt, San Sebastián, 1911.
Partida 18: Nimzowitsch – Pritzel, Copenhagen, 1922.
Partida 19: Nimzowitsch – Alekhine, Semmering, 1926.
Partida 20: Johner, P. – Nimzowitsch, Dresden, 1926.
Ejercicios de táctica
Problemas compuestos
Nimzowitsch en los finales
Piense como Nimzowitsch
Ejercicio 1:
Ejercicio 2:
Ejercicio 3:
Ejercicio 4:
Ejercicio 5:
Ejercicio 6:
Ejercicio 7:
Conclusiones
Soluciones a los ejercicios de táctica
Soluciones a los problemas compuestos
Soluciones a Piense como Nimzowitsch
Bibliografía

Pues bien, como mencioné antes, el libro no parece poderse colocar en alguna editorial. Una casa editora en España me dijo que estaba en una coyuntura económica y no ha habido respuesta aún después de haber pasado muchos meses.

Considerando esto, el plan entonces es convertirme en editorial, al menos de forma experimental. La empresa Groppe (que está en Jalisco) puede imprimir en cantidades bajas, es decir, no necesariamente 1000 libros, que es más o menos la cantidad mínima que cualquier editorial hace. Por ello, propongo la idea de vender yo mismo mi libro (ya sea físico o en formato e-book) si hay suficientes interesados.

La pregunta es si hay lectores interesados. El costo del libro en papel (pasta blanda, no como en la imagen ilustrativa), sería alrededor de 300 pesos y quiero creer que eso podría incluir el costo de envío a provincia, pero tengo que averiguar eso.

Así pues, ¿quién se interesa por el libro impreso? ¿quién lo compraría como archivo virtual (más barato, desde luego)? Pueden dejarme comentario aquí o escribirme sus opiniones a morsa@la-morsa.com. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *