Gana So el torneo de Wijk aan Zee 2017

Wesley So, filipino de nacimiento pero con nacionalidad estadounidense, ganó de forma convincente el primer torneo de elite del año. En una nómina de 12 jugadores de altísimo nivel, So demostró sus avances en el entendimiento de las posiciones al ganar 5 partidas, empatando las otras 8, quedando además a un punto del favorito, el campeón del mundo, Magnus Carlsen. La actuación de So la coronó ganando la última partida a Nepomniachtchi, de Rusia, quien tuvo un mal torneo, perdiendo tres partidas y logrando diez empates.

El segundo sitio correspondió a Magnus Carlsen, que hay que decirlo, está pasando por problemas en su nivel de juego. Sí, vence en algunas partidas casi sin esfuerzo pero otras se empeña tanto que termina perdiendo (como en su partida contra el húngaro Rapport). Para colmo, pudo haber vencido a Anish Giri con un mate en tres inevitable que no vio y que a la postre resultó en un empate. Curioso es ver al campeón del mundo no en su mejor forma y sin embargo, logrando un muy meritorio segundo lugar, en esta competencia tan dura.

El tercer sitio correspondió al ganador del torneo Challengers del año pasado, el indio Baskaran Adhiban, que ganó cuatro partidas, perdiendo dos y empatando las demás. Tuvo la fortuna de vencer a Sergei Karjakin y pudo haber derrotado a Carlsen. Adhiban demostró un estilo interesante, jugando aperturas pocas veces vistas en la elite. Por ejemplo, a Magnus le jugó una defensa escandinava. Un impresionante resultado si consideramos que el de la India está por debajo de los 2700 puntos Elo, pero demostrando que tiene nivel. Me parece que escucharemos más de este jugador en el futuro.

Empatado con Adhiban quedaron Levon Aronian y Wei Yi, el jovencito chino que tiene un asombroso nivel de juego. Aronian -por alguna razón- juega endemoniadamente bien pero no llega a ocupar el primer lugar. Pareciera que no se trata pues de su nivel de juego, sino de su carácter, que no le permite tener ese instinto asesino, por decirlo de alguna manera. Desde luego que todas estas son meras especulaciones, pero en los torneos de elite, y para el nivel que tiene, Aronian pareciera merecer mejor suerte. Pero sólo él puede medir sus resultados y ver lo que está pasando.

Wei Yi, en cambio, es un clásico guerrero en el tablero y ha demostrado que está subiendo, aunque Carlsen aún fue capaz de demostrarle que tiene mucho que aprender. Con menos de 20 años Wei Yi se asoma como una de las más importantes esperanzas para retar eventualmente al campeón del mundo. Ya veremos lo que ocurre con este prodigio en los próximos torneos.

En el sexto puesto quedó el subcampeón mundial, Sergei Karjakin, quien ganó tres partidas, perdió dos y empató las demás. Un resultado quizás un poco abajo de lo esperado, si consideramos lo fuerte que jugó en noviembre del 2016 contra Carlsen en el Campeonato Mundial. Empatado con él quedó Pavel Eljianov, quien hizo la misma cantidad de puntos que el ruso y que da la impresión que ya tiene un juego estable en el circuito de elite. Eljanov es un jugador muy fuerte y con mucha ambición.

Anish Giri, por su parte, quedó en octavo haciendo el 50% de los puntos. Giri decidió hace poco dejar su trabajo con su entrenador, el GM Tukmakov, el cual ya fue ahora contratado por Wesley So. Aparentemente Giri requiere de más “punch” en su ajedrez. Calcula variantes a una velocidad extraordinaria y tiene un fino sentido de la posición en general, pero no parece tener el empuje para hacer lo que hacen los que ganan los torneos: vencer en muchas partidas. Giri es ultrasólido pero gana pocas partidas y pierde pocas.

Un jugador, Richard Rapport, que quedara en penúltimo lugar de este torneo, y que fuese el único que venciera a Magnus Carlsen, es probablemente una futura estrella. Juega un ajedrez sin compromisos, jugando con imaginación desbordada y poniendo a todos en dificultades. Por ejemplo, So le venció en su partida individual pero Rapport tuvo oportunidades de ganar y que quizás echó a perder por excederse. Pero no hay que perderle de vista a Rapport, un exponente de la nueva generación de jugadores húngaros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *