Un campeonato mundial aún sin decidirse

carlsen-vs-karjakin-una-igualdad-que-genero-adrenalina
Magnus Carlsen, el actual campeón mundial y Sergei Karjakin, el retador, han jugado un extenuante encuentro del cual se han resuelto 11 partidas de doce posibles (a ritmo lento). Carlsen perdió la octava partida quizás por querer forzar el triunfo y Karjakin estuvo incluso a punto de ganar la novena, con lo cual el match habría prácticamente terminado, pero Karjakin quizás no hizo lo más fuerte en una posición de ataque y decidió entrar en una variante de sacrificio de alfil que de hecho, parecía difícil de refutar. El cálculo del campeón mundial lo salvó de una segunda derrota.

La partida 10 entonces era clave. Carlsen empezó con una buena posición pero ambos jugadores parecían extremadamente nerviosos. El campeón del mundo omitió una idea del negro con el cual hubiese tenido que conceder el empate, pero Karjakin, quizás presa del nerviosismo, no vio la línea del empate forzado y entonces el campeón mundial empezó a jugar con ese estilo de las mínimas ventajas. Después de seis horas logró presionar a Karjakin lo suficiente. Éste cometió un feo error y la partida se decantó para el Carlsen, quien sin duda se sintió aliviado.

Así pues, quedando dos partidas, el match se estaría definiendo hasta el final. Kasparov había indicado que el encuentro sería de un solo lado, a favor de Carlsen, pero Karjakin ha trabajado duro y el campeón no ha tenido un encuentro sencillo. De hecho, es una agradable sorpresa ver a un retador jugando un extraordinario ajedrez porque miren, a este nivel el campeón del mundo tiene “la mano muy pesada”, para decirlo en términos coloquiales.

La partida décimo primera, que se jugó al escribir esto, fue la última participación del retador con las piezas blancas. Carlsen aguantó y terminó en un empate en donde hubo un ajedrez con pocos errores y en donde el equilibrio simplemente se mantuvo. Resta el lunes que viene la décimo segunda partida, en donde el Campeón del mundo buscará mantener su título jugando blancas. Sin embargo, esto puede también terminar en el empate y si esto ocurre, se irían a partidas rápidas, después a partidas de 5 minutos para eventualmente, si persiste el empate, jugar una última partida llamada Armagedon, en donde el blanco tiene 5 minutos contra el negro, que tiene 4 minutos, pero en caso de empate, el resultado final sería favorable al negro. Es decir, las blancas estarían obligadas a ganar.

Independientemente de que en mi opinión, que se decida en partidas rápidas un campeonato mundial, no es lo más aceptable, es claro que Carlsen es un especialista en estos ritmos más rápidos, por lo que probablemente Karjakin tenga menos oportunidades que en las partidas de control lento. Para colmo, el retador jugará la última partida a ritmo lento con negras, lo que hace poco probable que pudiese triunfar pues Carlsen en todo caso no arriesgará nada si no ve necesidad, y entonces pasaremos a un emocionante final del match en donde mi pronóstico es que Carlsen prevalecerá.

Pero independientemente del resultado final, el match por el campeonato mundial ha levantado un interesante auge en el ajedrez y gracias a que ahora se pueden seguir las partidas en sitios como chess24.com, o PlayChess, entre otros, el ajedrez está más vivo que nunca y empieza a verse más afición, más gente interesada por nuestro fantástico juego. Karjakin merece un gran aplauso de antemano, porque demostró que no era el débil del match y Carlsen está teniendo que trabajar duro en cada partida para poder equilibrar.

Kasparov se equivocó en su pronóstico y la verdad es que todo puede pasar ahora. Veremos este final con sumo interés y sabremos en un par de días si tenemos nuevo campeón o bien Carlsen sigue demostrando ser el rey del ajedrez mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *