Comenzó el Campeonato Mundial de Ajedrez

Chess world champion Magnus Carlsen, left, of Norway, and challenger Sergey Karjakin, of Russia, study the board during the first round of the World Chess Championship, Friday, Nov. 11, 2016, in New York. (AP Photo/Mary Altaffer)

Sergei Karjakin y el campeón mundial actual, Magnus Carlsen, han empezado su match a doce partidas para ver quién es el mejor jugador en el planeta Tierra. Los pronósticos marcan a Carlsen como el gran favorito y no es para menos. Por una parte, ha defendido su título contra Anand dos veces seguidas y de hecho, fue quien le arrebató el título mundial al de la India. Se mantiene en el ranking mundial como el mejor jugador del mundo y Karjakin está a unos 80 puntos del rating de Carlsen, lo que hace que el noruego sea favorito en un 65% vs 35% del ruso Karjakin. Pero para colmo, Kasparov ya dijo que el match será de un solo lado, es decir, que Magnus no tiene competencia en este sentido. Leontxo García, un periodista especializado en ajedrez, español, del periódico el País, me dijo que Karjakin es un sabio, pero Carlsen es un genio.

En las primeras dos partidas del encuentro, Carlsen mostró algo de su preparación iniciando con una apertura Trompovsky, que a decir de algunos, “no es una apertura seria”, pero claramente en ajedrez se puede jugar todo tipo de cosas y además, las computadoras –aparte de mostrarnos algunas jugadas inauditas- nos han enseñado la cantidad de prejuicios que nos hemos formado de algunas posiciones. Dicho de otra manera, hoy en día todas las aperturas son jugables.

Carlsen, con esta idea de la Trompovsky probablemente quiso sacar de balance a su antagonista ruso. De hecho, en un análisis sobre la base de partidas de Carlsen, éste habría jugado unas tres veces esta apertura antes de su defensa actual de su título de campeón del mundo. Esto habla de la versatilidad de alguien como Magnus, que puede jugar todo tipo de aperturas o defensas y es típico además de los campeones del mundo: son capaces de guiarse en cualquier tipo de posición.

La Trompovsky de Carlsen lo dejó cómodo en el final pero Karjakin se defendió con precisión, a pesar de que el campeón del mundo presionó en todo momento. Al final de cuentas se llegó a una situación de nulidad en el tablero y se acordó el empate, el primero en su match a doce partidas.

La segunda partida, ahora Carlsen con negras, llevó a una apertura española en donde Karjakin no quiso tentar a su oponente a iniciar el polémico ataque Marshall, el cual da partidas extraordinariamente complejas. Por otra parte, Carlsen no se animó a entrar en la técnica árida del muro de Berlín, una variante de la apertura española que en los últimos años se ha jugado mucho, pero que requiere de un entendimiento posicional muy complicado, amén de poder hacer cálculos de variantes extensos. Así, jugaron una típica apertura española tradicional y Carlsen pronto llegó a una posición característica. Karjakin jugó sin temor y logró igualar sin dificultades. El empate se produjo entonces.

Hasta el momento no hay nada para nadie. Aunque Karjakin parece haber trabajado duramente para enfrentar a Carlsen, hay que reconocer que en caso de que las doce partidas terminen empatadas, el ruso tendría que enfrentar al campeón del mundo en la modalidad de partidas rápidas, en las que también sobresale. Es decir, aunque Karjakin es fuerte, su oportunidad debe estar en ganarle el encuentro en estas 12 partidas porque en caso contrario su trabajo será más pesado aún.

El match apenas empieza. Ya veremos si las siguientes partidas empiezan a mostrar lo que trae cada jugador de su preparación. Las cosas se van a poner emocionantes, no me cabe duda.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *