El emocionante torneo en memoria de Mijaíl Tal, 2016

nepo05

Mijaíl Tal fue un brevísimo campeón del mundo. Destronó en un match al patriarca del ajedrez soviético, Mijaíl Botvinnik, pero éste último recuperó al año siguiente la corona mundial. Tal no pudo entonces retar de nuevo a Botvinnik pero eso no optó para que el conocido como “mago de Riga”, no desplegara en los siguientes años su enorme y fantástico ajedrez.

Tal era un amante del ajedrez de ataque y además, era famoso por combinaciones asombrosas que dejaban siempre un dejo de “parece una combinación defectuosa”, y quizás en su mayoría lo eran, pero los problemas que enfrentaban los rivales eran tales que el genio de Riga ganaba una y otra vez.

Tal era un bohemio del ajedrez y se cuidaba poco. Fumaba de forma excesiva, asunto que hizo por muchos años (difícil ver una foto de él en donde no esté fumando), y desde niño había tenido problemas de salud. Le extirparon un riñón y además, había nacido con un defecto congénito: le faltaban dos dedos en una de sus manos. Por supuesto que esto no significó que el gran ajedrecista tuviese algún complejo o problema. Jugó prácticamente hasta el final de sus días y siempre lo hizo de manera por demás brillante.

A la ausencia de Mijaíl Tal, eventualmente los rusos decidieron organizar un torneo en su memoria. Este torneo es desde luego, por invitación, y juegan los mejores del mundo, Carlsen, el campeón mundial actual ya lo ha ganado y en esta ocasión no jugó para preparar su match contra Karjakin, que se jugará en noviembre en la ciudad de Nueva York. Así pues, los invitados a este evento son: Anish Giri (Holanda), Ian Nepomniachtchi (Rusia), Viswanathan Anand (India), Chao Li (China), S. Mamedyarov (Azerbayán), Vladimir Kramnik (Rusia), Peter Svider (Rusia), Levon Atonian (Armenia), Eugene Tomashevsky (Rusia) y Boris Gelfand (Israel). Cabe decir que en la nómina hay dos excampeones mundiales: Anand y Kramnik, y un subcampeón del mundo, Gelfand.

Hasta la quinta ronda tenemos a Giri en primer lugar, con tres estupendas victorias y un desempeño formidable. Giri es un joven ajedrecista que es de la elite y que trabaja muy duro en ajedrez. Su entrenador es el GM Tukmakov y sin duda después de este par de años (quizás más), parece que Giri empieza a dar un salto en su ajedrez. Nepomniachtchi, por su parte, es de esos grandes maestros que hacen poco ruido pero que cada vez es más escuchado y visto en los torneos importantes. En la pasada olimpiada llevaba 7 puntos de 7 posibles, un asunto por demás nada fácil de lograr.

mikhail_tal_memorialAnand, a pesar de ser de los de más edad, sigue manteniendo un nivel sorprendente y ha vencido con autoridad a jugadores como Gelfand y Mamedyarov. Es indispensable ver las partidas del “tigre de Madrás”, pues en ellas se observan una cantidad de ideas inesperadas en el tablero. Anand tiene muchas partidas ilustrativas y vale la pena seguirlo. Por su parte el chino Li es un ejemplo de la nueva escuela china, que lleva ya algunos años como la nueva potencia del ajedrez mundial. El ajedrez en China no es el juego más popular, pero el esfuerzo por hacer jugadores de gran nivel ya ha dado sus frutos y hay una decena de grandes maestros fuertes, que son capaces de jugar en cualquier torneo de elite.

Mamedyarov por su parte, es un guerrero y juega sin compromisos. Sus partidas son salvajes muchas veces y su nivel teórico es sorprendente. Normalmente anima los torneos por su juego alegre y sus combinaciones inesperadas. Es otro de los jugadores que hay que seguir. Con respecto a Kramnik, podemos decir que el hoy segundo lugar en la lista internacional del ranking de la FIDE, es ahora uno de los jugadores más sólidos del mundo, con una comprensión del ajedrez que es francamente impresionante. Las partidas de Kramnik son obras de arte posicional y además, cuando hay que atacar, lo sabe hacer.

Peter Svidler es, por su parte, un jugador muy teórico, especialista en la defensa Grunfeld, en la que probablemente ha perdido muy pocas partidas en su vida. Ha sido campeón ruso por cinco ocasiones y ha jugado (con poco éxito), en los torneos de candidatos. Sin embargo es de esos jugadores que pierden muy pocas veces. Tiene un estilo sólido. Sobre Levon Aronian, en cambio, bien podríamos decir que es un gran talento pero quizás su formas de ser, muy pacífica, no le ayuda en los torneos. Vamos, que la fuerza la tiene pero siempre parece que le falta algo para sobresalir en la durísima elite.

Finalmente Tomashevsky es uno de esos grandes maestros muy sólidos, el cual se está acercando plenamente a ser un jugador de elite. Esperemos ver buenas partidas de él. Por último Boris Gelfand, subcampeón del mundo hace unos años, está acusando cansancio o quizás ya empezaron a pesarle los años. Ha perdido cuatro de las cinco partidas y claramente no es su torneo. Podría incluso decirse que ha tenido mala suerte en la mayoría de las partidas que perdió.

El torneo terminará el 6 de octubre y sin duda habrá aún mucho que ver. Las partidas hasta ahora no han defraudado y se espera una gran lucha por el primer lugar. El espíritu de Tal parece estar, pues, en todos los participantes.

Foto (Crédito de Chessbase)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *