El entrenamiento táctico en ajedrez

chess-tactics

El ajedrez es un juego en donde hay que calcular hacia adelante, ver jugadas y respuestas del rival que pudiesen darse y a partir de imaginar estas posibilidades, decidir quién tiene la ventaja y por qué. Y esto en general lleva tiempo para convertirse en un experto. La razón de ello es que el ajedrez es vasto y siempre nos rebasa. Aún así, no todo está perdido.

Sabemos desde hace muchos años, confirmado por los estudios de Adrian de Groot en los años 60s del siglo pasado, que en ajedrez hay una buena cantidad de patrones que nos pueden guiar en las posiciones en las que caemos. En ocasiones, estos patrones están muy claros pero otras veces los patrones en cuestión están, por decirlo de alguna manera, escondidos, es decir, no está nada claro en una primera inspección, que hay ciertas configuraciones ya conocidas que llevan al triunfo. Hay pues que profundizar en las posiciones y entonces de pronto, “se hará la luz” y veremos cómo se gana con una facilidad que hasta nos va a sorprender.

Pero para ello hay que hacer muchos ejercicios de táctica. Por suerte los ajedrecistas de alto nivel han encontrado que de esta manera se puede empezar a progresar en ajedrez. Por ello, no es de extrañarse que existan una buena cantidad de libros que tienen cientos o incluso, miles de ejercicios de táctica, desde los más sencillos hasta los más complejos, muchos de ellos sacados de la práctica magistral.

Fred Reinfeld, un maestro estadounidense, quien escribió muchos libros para aficionados pero que probablemente tenía fuerza práctica de un maestro internacional, tiene dos tomos estupendos para desarrollar nuestras habilidades tácticas: 1001 Sacrificios y Cambinaciones Brillantes y 1001 Combinaciones de Mate. Ambos libros, que son básicamente 1001 diagramas con sus respectivas soluciones al final del mismo, es un tema obligado para todo ajedrecista que deseé progresar.

Hoy en día otros jugadores han escrito obras parecidas: Maxim Blohk tiene un libro llamado Combinational Tactics, el cual sigue el mismo formato que los libros de Reinfeld, aunque aquí le agrega el autor ruso una puntuación a cada ejercicio, mostrando cuáles son más difíciles de resolver.

Zenon Franco, el gran maestro paraguayo tiene un interesante libro en inglés, llamado The Giant Chess Puzzle Book, que puede leerse sin problemas para quienes no hablan el idioma de Shakespeare, porque de nuevo, el libro es simplemente una colección de diagramas con sus soluciones al final del mismo. También el gran maestro británico, John Nunn, ha escrito una obra parecida, inspirada probablemente en los libros de Reinfeld. Se llama su libro: John Nunn’s Chess Puzzle Book, y aquí Nunn hace algo más, pone una prueba en donde no se da ninguna pista en la posición y eso hace que los ejercicios finales sean una prueba más realista para saber qué tanto el ajedrecista entiende estas posiciones de táctica.

Porque sí, muchas veces los libros orientan de alguna manera al jugador y eso no pasa cuando jugamos una partida de torneo. En una posición de táctica que se nos presente en un libro, sabemos que a partir de la misma hay algo que hacer, hay probablemente una combinación escondida y eso facilita las cosas. En una partida de torneo no tenemos un duende que nos diga: “presta atención, porque hay una posible combinación pronto”.

También vale la pena comprarse algún programa de combinaciones de táctica como el CT-ART, que está para Windows o incluso, para los teléfonos con sistema operativo iOS o Android. Este programa (hay muchos otros con temáticas como estrategia, finales, tácticas elementales, defensa, etcétera), tiene unos 3500 ejercicios, por si pensaba que podría terminarlos rápidamente. Es un trabajo exhaustivo hecho con base en el libro de Blokh, a todo esto.

Lo que es de interés para el aprendizaje es hacer muchos ejercicios de cálculo, entrenarse como en un gimnasio mental en donde uno, sin mover las piezas (que es lo más recomendable), se busca ganar o sacar un empate angustioso haciendo una combinación compleja o muy escondida. Después de miles de ejercicios le puedo asegurar, lector/lectora, que su visión táctica aumentará considerablemente y empezará a ganar más partidas.

La táctica en ajedrez se puede aprender. Podemos hacer que nuestro cerebro empiece a reconocer patrones ganadores, los cuales al principio, serán pocos, pero con el tiempo y haciendo muchos ejercicios, y me refiero con muchos a decenas de ellos por día, eventualmente llegaremos a dominare este tema que en el fondo, no es el más difícil en ajedrez, pero en el que se basan un 99% de las victorias, que se definen tácticamente.

Así pues, haga ejercicios, diez, veinte por día (o más). No se rinda si no halla la combinación ganadora en alguna posición. Déjelo para después pero no vaya a ver la solución si no encuentra la jugada ganadora de inmediato. Recuerde lo que dicen en los gimnasios: “no pain, no gain” (no duele, no hay ganancia – o no sirve). Es decir, cuando uno se ejercita debe hacer que los músculos eventualmente lleguen a su límite y es ahí cuando duele el ejercicio, pero es precisamente en ese momento en donde el ejercicio tiene valor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *