Una plática de Kasparov en una conferencia de negocios

kaspy-mabs2016
Garry Kasparov fue invitado a hablar en el Management & Business Summit 2016 (MABS 2016) y uno podría preguntarse, ¿qué tiene que decir un ajedrecista en un asunto que parece que no tiene que ver con el tema que le compete? Pues bien, Garry habló de muchas cosas, un buen número de anécdotas que mostraron al gran personaje que es. Por ejemplo, indicó que regresar a España lo hace sentir especial, “porque en mi carrera, probablemente, me pasé más tiempo jugando en este país que en cualquier otro. Tengo muy buenos recuerdos jugando en España”. Pero de nuevo, ¿y qué tiene esto con MABS 2016? Pues bien, Kasparov nos aclara: “Hemos venido a hablar de mejoras en nuestros procesos de toma de decisiones”; procesos en los que el ajedrecista se ha seguido sirviendo de los mecanismos que ya utilizara para convertirse en el rey de ese deporte.”Durante toda mi vida he utilizado el ajedrez para acelerar mis procesos de toma de decisiones”.

Kasparov menciona algo que todos sabemos quizás incluso de forma intuitiva: que hay una estrecha relación entre el ajedrez y la inteligencia. “El ajedrez se ve como un nexo del conocimiento humano. No estoy necesariamente de acuerdo, pero me halaga”, indica. Es claro que aunque puede ser exagerada la idea, el juego ciencia es un catalizador para el desarrollo del cerebro en los niños, al poder desarrollar la lógica, la memoria, la planificación, etcétera. Y Kasparov indica algo interesante: “también a los adultos que quieren desarrollar estas habilidades”.

La visión sobre el ajedrez y el cómo progresar, no necesariamente en el juego, habla de algo que quizás mucha gente considera equivocado, pero es difícil refutar a un jugador con la experiencia del ogro de Bakú. Dice Kasparov que “el peor error que uno puede cometer a la hora de mejorar en la toma de decisiones es el tomar un consejo universal; porque todos somos diferentes. La toma de decisiones es algo tan único como el ADN o la huella digital”. Por ello, resulta inútil estudiar por ejemplo, las costumbre de Kasparov antes de una partida de ajedrez, lo que comía, cuántas horas dormía, etcétera. Cada cerebro, cada persona es diferente y lo que a uno puede beneficiarlo, a otro puede incluso perjudicarlo.

Sin embargo, Garry indica que el secreto está en “conocerse a uno mismo para ser así más consciente de sus armas con las que enfrentarse en el campo de batalla con los posibles rivales del día a día: No hay que tratar de luchar contra nuestra naturaleza. Tenemos nuestro estilo. Se puede ganar jugando a la defensiva o siendo agresivo. Lo importante es que sepas quién eres y cómo diseñar el juego que te haga competitivo. Todo se basa en generar las condiciones que te beneficien y en incomodar a tu oponente”

Desde luego el considerado el mejor ajedrecista de todos los tiempos indica: “no se trata de ser perfecto; se trata de conseguir el resultado que uno está buscando”, y hace énfasis en “la importancia de saber quién eres, conocerte a ti mismo y conocer muy bien las fortalezas y debilidades del contrario”. Evidentemente todo esto que indica el gran ajedrecista bien puede aplicarse a diversos ámbitos y claramente la connotación más obvia es el ambiente de negocios. Kasparov piensa que además, para poder sacar el mejor provecho a las circunstancias, hay que analizar el proceso de la toma de decisiones: “Casi cada minuto tenemos que tomar decisiones. ¿Estamos tomando decisiones adecuadas? ¿Eres consciente del proceso de toma de decisiones? ¿Puedes recordar ahora mismo cuál fue la última vez que te equivocaste y por qué? Estas preguntas tienen que ser automáticas si quieres mejorar ese proceso de toma de decisiones”.

Esto fue sólo un fragmento de una muy interesante conferencia de Garry Kasparov. Quien quiera saber más al respecto, me gustaría remitirlo al libro del ajedrecista: “Del como la vida imita al ajedrez”, donde no verá comentarios a partidas ni nada efectivamente relacionado con el ajedrez en términos del juego ciencia, sino con las ideas de cómo se trabaja en cualquier empresa para volverse el mejor, el de excelencia. Es un libro imprescindible en el tema de negocios, en lo que se refiere a la toma de decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *