Vacaciones en Capri (I)

Texto de Hugo Vargas del libro “Fianchetto. El ajedrez como una de las bellas artes”, Trama Editorial, Madrid, 2015.

bogdanov-lenin

En 1908 llegan a Capri dos revolucionarios rusos, Alexander Bogdanov y Vladimir Ilich, Lenin. No asisten a ninguna reunión clandestina. Están de vacaciones y se dirigen a casa del escritor Máximo Gorki quien los ha invitado a darse una pausa en su preparación del asalto al Palacio de Invierno para tomar el sol y degustar los frutos del Mediterráneo.

Aquellos días quedaron registrados en varias fotografías. Y hay una que reúne varias historias. En ella se ve a Bogdanov jugando una partida con Lenin.

Bogdanov es un hombre con varios talentos. Político destacado, fue uno de los fundadores y figura principalísima de la fracción bolchevique del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia, y que disputó el liderazgo a Lenin.

Un año después de esa estancia en Capri el debate entre ambos se recrudecería con la publicación del libro de Lenin Materialismo y empirocriticismo, donde refuta las posiciones filosóficas de su camarada; un poco después Lenin obtiene una victoria definitiva cuando logra expulsar a Bogdanov de la fracción bolchevique.

En la época de aquellas vacaciones Bogdanov ya ha publicado la novela Estrella roja, una utopía que se desarrolla en Marte en una sociedad que, gracias a robots, sólo se dedica al mejoramiento espiritual de sus individuos; gracias también al trabajo de esos autómatas, “la mujer se ha liberado de su esclavitud doméstica”.

En los años siguientes trabaja políticamente con Anatoli Lunacharsky —después dirigente de la política cultural soviética— y con Máximo Gorki. Al triunfo de la revolución fue de los primeros en señalar la pervivencia del despotismo en el régimen soviético. Se dedica a la enseñanza universitaria y hacia 1918 es uno de los fundadores del movimiento Proletkult, que pretendía la “destrucción total de la cultura burguesa”. En ese grupo se congregaban artistas de vanguardia, especialmente escritores, pintores y dramaturgos. Aunque al principio el grupo contó con el apoyo de las autoridades, al poco tiempo fue marginado y tachado de “pequeñoburgués”.

En septiembre de 1923 los agentes de la Checa (la policía política soviética) buscan a Bogdanov. Lo acusan de formar parte del grupo de oposición La Verdad de los Trabajadores y lo llevan a prisión. Al ser liberado publica sus experiencias en la cárcel: Cinco semanas con la Checa.

Después se distancia de la política para dedicarse a sus investigaciones. Primero en lo que hoy conocemos como “análisis de sistemas” e “informática” y luego a su trabajo médico. Realizó experimentos e investigaciones sobre la transfusión sanguínea que le provocarían la muerte luego de inyectarse la sangre de un joven contagiado de malaria y tuberculosis. Por supuesto, hay quien sospechó de algún suicidio, pero la opinión generalizada es que fueron complicaciones derivadas de la incompatibilidad sanguínea.

 

Continuará…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *