Plagio en el mundo del ajedrez

emms-krabbe

Emms – Krabbe

Todos sabemos que las partidas de ajedrez no pueden ser sujetas a los derechos de autor, a pesar de que en ocasiones, a través de los años, se ha buscado que los autores de alguna partida importante, reciban compensaciones económicas por la publicación de sus encuentros. Recuerdo que Gata Kamsky, el gran maestro norteamericano, cuando disputaba su match contra Anatoly Karpov, quiso quedarse con su papeleta cuando el juez se la requirió, indicando que era de su propiedad, pero se entiende que la organización es en alguna medida la dueña de las papeletas en donde se registran los encuentros.

Tal vez por ello, para muchos escritores de ajedrez, incluso los grandes maestros, plagiar el trabajo de otros parece algo relativamente común. Hay casos interesantes al respecto, pero evidentemente muchos escritores/ajedrecistas piensan que pueden copiar literalmente las partidas jugadas en algún torneo, con los comentarios específicos de algún ajedrecista, sin siquiera dar el crédito a los mismos.

Por ejemplo, Guil Russek, el Maestro Internacional mexicano, ha escrito una buena cantidad de libros, en donde en ocasiones analiza partidas ilustrativas que incluso son muy conocidas. Una de las más famosas es la de Nimzowitsch contra Salwe, que ganó el danés. Nimzowitsch es el creador del libro “Mi Sistema”, en donde da una serie de consejos y recomendaciones para jugar mejor. El GM Larsen, por ejemplo, indicaba que para él no era estrictamente un sistema, pero esto es otra discusión. El punto es que cuando Russek decidió analizar esta partida, halló que muchos otros comentaristas, en diversos libros, habían hecho sus análisis. Le sorprendió constatar que los autores se copiaban los comentarios del encuentro casi palabra por palabra. Y sí, es una partida muy famosa pero claramente es plagio el copiar los análisis y comentarios que hace un autor.

Y si hablo de este tema es que encontré un muy interesante libro llamado “The Most Amazing Chess Moves of All Times”, cuyo autor es el Gran Maestro británico John Emms. Desafortunadamente este libro tiene un número importante de posiciones y comentarios sacados del sitio del escritor holandés, Tim Krabbé, el cual ha dedicado muchos años para aglutinar una estupenda cantidad de curiosidades del ajedrez. Krabbé a esto le ha llamado no plagiarismo, sino “emmesismo”. Curioso es que Emms incluso no ve ninguna falta en su comportamiento que le pidió más posiciones para su libro.

Otro Gran Maestro, Grivas, copió el análisis que hace el Gran Maestro Kavalek sobre una partida entre Kasparov y Karpov, que la gana el primero con una muy curiosa maniobra. Las reclamaciones de Kavalek a Grivas no se hicieron esperar, pero el acusado simplemente dijo que había puesto esos comentarios tal y como los había publicado Kavalek porque tiene él un mejor inglés. Kavalek le indicó que aunque eso fuese cierto, ¿por qué no le da el crédito al autor? No se trata de la partida por sí misma, sino de los comentarios y la manera de decirlos, del estilo del escritor, que es copiado literalmente sin pedir permiso y además, sin sentir culpa alguna.

Hay casos espantosos de plagio en ajedrez. Por ejemplo, Eric Schiller escribió un libro de combinaciones en ajedrez, en donde un porcentaje enorme, diría de al menos del 80%, se trata de las posiciones que aparecieron en la Enciclopedia de las Combinaciones en Ajedrez, de la famosa editorial Yugoslava, que es quien produce los Informadores, estos libros que contienen las mejores partidas que se juegan cada tres meses y que lleva ya muchos años de existencia.

Así las cosas, en este mundo globalizado, con un acceso infinito a la información, el plagio de trabajos de otros -particularmente en ajedrez- parece ser un elemento más común de lo que hemos creído. Es una pena, porque hay muchos grandes ajedrecistas que al ser pirateados en sus textos, no perciben las ganancias que deberían percibir y eso va en detrimento del propio ajedrez.

1 comentario en “Plagio en el mundo del ajedrez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *