Carlsen contra Anand, la revancha

chennai-rd2-08

En 1948 Mijaíl Botvinnik se convirtió en el el Campeón del Mundo. Alexander Alekhine había muerto en un hotel en Lisboa y la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE por sus siglas en francés), decidió organizar un maratónico torneo con 5 candidatos que jugaron cuatro partidas contra cada uno de los otros adversarios. Finalmente el soviético Botvinnik se haría del trono mundial y una nueva era empezaría para el ajedrez soviético.

Botvinnik jugó varios encuentros como Campeón y como retador. Él había logrado imponer una cláusula: el campeón, si perdía el match por el título mundial, tenía derecho a una revancha el siguiente año. Así, Botvinnik perdió contra Mijaíl Tal y recuperó su título al siguiente año. Lo mismo pasó con Vassily Smyslov y curiosamente vencería a Bronstein en un polémico match en donde parece ser, el partido comunista soviético le exigió a Bronstein perder la última partida porque Botvinnik era una figura relevante para el comunismo. Finalmente el patriarca del ajedrez soviético, con tantas defensas de su título, lo perdería contra Petrosian para ya no intentar recuperarlo, dando fin a un largo reinado.

Las condiciones para retar al campeón del mundo fueron cambiando y desde los años sesentas hasta 1990, aproximadamente, el campeón mantenía el título tres años y lo ponía en juego. Pero de pronto hubo un cisma. Kasparov y Short decidieron hacer su campeonato mundial fuera de la FIDE y entonces el ajedrez se dividió. Todos sabían que Kasparov era el mejor jugador del mundo, pero éste tenía su título mundial sin el aval de la FIDE. Así, como en los tiempos de Capablanca y Alekhine, Kasparov decidía ante quién ponía su título en juego. Y en este caso eligió a Vladimir Kramnik, que en el 2000 venció al formidable Kasparov y a partir de ahí, el azerbayano nunca más tendría la corona.

Hoy las cosas han cambiado. Se enfrentarán en una revancha por el título mundial el actual campeón, Magnus Carlsen, de Noruega, contra el que fuera el anterior campeón del mundo, Viswanathan Anand, de la India, que cediese el título precisamente el año pasado, en noviembre del 2013. Anand jugó en esa ocasión un ajedrez por momentos pobre y el candidato de ese entonces, con toda la motivación del planeta, le ganaría 3 partidas y empataría 8, logrando 7 puntos de 12 posibles, convirtiéndose en el campeón del mundo, con sólo 22 años de edad.

Un año después el excampeón no tiene la alternativa de Botvinnik (de exigir un match de revancha), sino que el propio Anand ganaría el torneo de candidatos y lograría ganarse el lugar del retador para tratar de recuperar la corona que ahora poseé el noruego.

Hay cosas interesantes en este encuentro: en primera instancia, ninguno de los jugadores es ruso, lo cual habla de que el ajedrez mundial -fuera de Rusia- ha progresado enormidades. Segundo, que Anand probablemente será mucho más peligroso en esta ocasión. La razón es que no tiene la presión que tuvo el año pasado, de jugar en su propia tierra. Ahora es Carlsen el de la presión. Por otra parte, Anand casi le duplica la edad a Carlsen. ¿Podrá el de la India tener el empuje para jugar con toda la energía ante Carlsen, mucho más joven y con una motivación extraordinaria? No sabemos. Lo que sí sabemos es que en este match Anand será peligrosísimo.

Las hostilidades comenzarán por ahí del 9 de noviembre y promete ser un encuentro que sacará chispas del tablero. Estaremos informando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *