Empieza el Capablanca in memoriam

capa-in-memJosé Raúl Capablanca fue quizás uno de esos campeones mundiales que era un absoluto genio para el arte de las 64 casillas. Tenía una habilidad inigualable y se cuentan historias (probablemente apócrifas), de cuando era niño. Se dice que a los 4 años de edad, José Raulito veía a su padre (militar de carrera), jugando contra otro oficial, al ajedrez. De pronto, el padre de José Raúl movió mal un caballo y el niño se lo recriminó. El papá le sorprendió y la historia termina indicando que jugaron una partida el padre contra el hijo, ganando el segundo. Es decir, de sólo ver cómo se movían las piezas, José Raúl Capablanca entendió de qué se trataba este complicadísimo juego.

Muchos años después, en su natal Cuba (en donde le ganó a Lasker el Campeonato Mundial), decidieron implementar un torneo en su memoria. Muchas ediciones han pasado y han cambiado algunos procedimientos. Ahora se juega en tres grupos: uno elite, otro premier y un tercero que es semi-abierto, pues pueden participar maestros con 2300 puntos de Elo o más. El grupo Elite, es desde luego, el más fuerte y en este caso los invitados al mismo son: Wesley So (2731 puntos Elo); Zoltan Almazi (2693); Leinier Domínguez (2768); Lázaro Bruzón (2682), Fancisco Vallejo Pons (2700) y Vassily Ivanchuk (2753).

Después de tres rondas, So lleva 2 puntos. Empató Con Domínguez y Bruzón, ganándole un final milimétrico a Vallejo. Zoltan Almasi, que también lleva 2 puntos, empató con Domínguez y Vallejo, ganándole a Ivanchuk, ganador múltiples veces de este torneo. En tercera y cuarta posición están empatados los dos mejores ajedrecistas cubanos: Bruzón y Domínguez, con 1.5 puntos. Finalmente quedan compartiendo el quinto y sexto lugar Vallejo y el ucraniano Ivanchuk, con un solo punto en la tabla, producto en ambos casos de dos empates.

Mientras tanto, en el grupo Premier, Isán Ortíz va lidereando con 2 puntos de dos posibles, habiendo vencido a Yasser Quezada y a Dannyyl Dvirnyy. Con 1.5 puntos está el peruano Emilio Córdova. Le siguen cinco ajedrecistas con un punto: Yuniesky Quezada, Bator Sambuev, Yusnei Bacallao, Sebastian Bogner y Carlos Hevia. Con medio punto, compartiendo los últimos lugares, están Yasser Quezada, Yuri González  y Danyyil Dvirnyy.

Lo interesante del evento cubano es que hay un ajedrez de gran calidad. De hecho, Cuba ha demostrado con los años que se puede ser potencia ajedrecística si hay tabajo y disciplina. Leinier Domínguez está entre los primeros diez jugadores en el mundo y para muchos es el sucesor del gran Capablanca.  Es claro que no se necesita mucho dinero para convertirse en potencia del juego ciencia. El régimen cubano no nada en recursos y dinero, y sin embargo, han logrado convertirse en uno de los países con más ajedrecistas con el título de Gran Maestro en Latinoamérica.

Nosotros, que somos un país con mucha más riqueza que Cuba, tenemos un ajedrez lamentable, con pocos torneos y menos posibilidades para jugar en torneos importantes. Urgen mecanismos que permitan el intercambio de ajedrecistas con Cuba, por ejemplo, lo cual sería muy beneficioso para nuestros ajedrecistas, sobre todo los que están demostrando capacidad y que son muy jóvenes aún.

Em torneo está empezando y claramente habrá muchas sorpresas. Todavía esto se encuentra en su etapa inicial y aún puede pasar todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *