Se aproxima el torneo de candidatos

cand-preview1-16

En noviembre del año pasado, Magnus Carlsen se coronó Campeón Mundial, al derrotar al “tigre de Madrás”, Viswanathan Anand, por 6.5 – 3.5 puntos. El joven noruego venció en tres partidas y Vishy Anand, uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, no pudo ganar una sola partida. Carlsen así demostró que ser el número 1 del rating (con 2872 puntos en ese entonces, casi 100 puntos por encima de su rival), no es casualidad y da la impresión que hoy día no hay quien juegue mejor que él. Su estilo parece ser seco, duro, de donde saca ventajas mínimas, casi inexistentes, que las convierte en victoria. De acuerdo a Kasparov, que lo entrenó por un tiempo, Carlsen es una especie de Karpov mejorado.

Ahora, siendo campeón del mundo, esta esperando al siguiente candidato que lo desafíe en un match por el título mundial. En este caso, los jugadores ya clasificados son: Dmitry Andreikin, Vladimir Kramnik, Peter Svidler, Sergey Karjakin, Shakhiyar Mamedyarov, Veselin Topalov, Viswanathan Anand y Levon Aronian. En la nómia tenemos a tres excampeones mundiales: Anand, Kramnik y Topalov. Esto sin duda es garantía del altísimo nivel de la competencia.

Anand clasificó por ser el campeón mundial anterior, el que perdiera el título mundial ante Carlsen. Kramnik se clasificó por ser el ganador de la Copa Mundial 2013. Por su parte Andreikin llegó a clasificarse por ser el segundo lugar de la Copa Mundial 2013. En este sentido es relativamente una sorpresa. Topalov, excampeón mundial y uno de los jugadores más aguerridos del tablero, clasificó por ser el ganador del Grand Prix 2012-2013.  Mamedyarov se clasificó por ser el segundo lugar del Grand Prix 2012-2013 y es su primera aparición en el torneo de candidatos. Levon Aronian se clasificó por el segundo jugador en el rating mundial. Aún así, está unos 60 puntos abajo de Carlsen. De igual modo logró su clasificación Karjakin, que es además, el gran maestro más joven de la historia (logró el título a los 12 años). Finalmente, aparece clasificado Peter Svidler, cuatro veces campeón de Rusia y seleccionado por la FIDE para completar la nómina de los 8 jugadores.

¿Quién podrá ser el candidato, el retador de Carlsen? No se ve fácil. Muchos apuestan a Aronian, que en los últimos años ha demostrado un entendimiento de ajedrez que lo ha llevado a colocarse como el segundo en el ranking mundial. Sin embargo, parece ser que algo en su carácter no le permite lograr posicionarse como un candidato que tenga la suficiente fuerza para enfrentar al noruego, pues éste último está jugando un ajedrez extraordinario. Otro posible candidato es Vladimir Kramnik, que ha puesto en muchas ocasiones a Carlsen en problemas. Para muchos, este sería un match muy interesante.

De Vishy Anand, no sabemos si para este torneo ya se habrá recuperado plenamente de haber perdido el título. En Wijk aan Zee tuvo una actuación floja para el nivel que nos tiene acostumbrados, pero evidentemente es un gran jugador y esperamos que esté renovando su ajedrez, buscando recuperar el título que perdió el año pasado.

Topalov es otro posible candidato pero ya es un misterio. Lleva tiempo sin jugar en torneos de alto nivel. Se casó y hasta donde sabemos tiene ya un hijo. Desde luego que eso pudo haber distraído su trabajo en ajedrez por algún tiempo, pero es claramente uno de los profesionales del tablero más sólido y agresivo y esperamos que dé una gran batalla.

Svidler, Karjakin, Mamedyarov y Andreikin son de alguna manera las generaciones jóvenes y por qué no, el candidato podría salir de esta cuarteta. Karjakin ha acusado, sin embargo, una baja de juego pero el mundo del ajedrez es así, no siempre se puede estar en el más alto nivel y en la mejor forma.

Podemos cada uno de nosotros tener un candidato, pero claramente eso es lo de menos. Lo que veremos es un gran ajedrez y habrá que estar listo a partir del 12 de este mes, marzo, para empezar a ver este importante torneo.

Algo que llama la atención es la velocidad con la que la FIDE está organizando los ciclos mundialistas. Hace años, el campeón ponía en juego su título cada tres años. Hoy, quizás como parte de esta revolución en donde todo parece tener que hacerse rápido, organiza el mundial de ajedrez de año en año, lo cual no da mucha oportunidad para que el campeón disfrute su título. Probablemente Calsen juegue un par de torneos más y entonces regrese al trabajo para preparar a su eventual rival por el título mundial, que se jugará probablemente antes de que termine el año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *