Defensa escandinava: variante portuguesa, por Selby Anderson

scandinavian-anderson

Este es un libro más de la defensa escandinava, el cual califica como esotérico por decir lo menos. Hoy en día hay una curiosa tendencia de examinar variantes viejas, olvidadas, o de dudosa reputación, las cuales buscan ser en muchos casos el elemento sorpresa en el jugador de club, que va a los torneos buscando vencer a uno que otro despistado que no estás al tanto de estas “novedades” en la primera fase del juego.

Anderson examina la variante específica 1 e4 d5 2 ed5 Nf6 3 d4 Ag4, popularizada en algún tiempo por maestros portugueses. El libro es delgado pero entendible a pesar de no ser muy explicativo. Tiene 95 páginas, una introducción, un índice preciso de las variantes y la bibliografía. Contiene cinco capítulos y cada uno se enfoca a las variantes más importantes:  4. Ae2; 4. f3; 4. Cf3; 4. Ab5 y las variantes que se pueden dar desde la jugada 3.

La línea principal dada por la Enciclopedia de las Aperturas es 4.f3 y tanto Anderson como John Emms, en su libro sobre la escandnava de 1997, citan la partida crítica Lanka-Hauchard, Torcy 1999, citada muchas veces. Anderson busca hacer un exhaustivo análisis de esta partida y encuentra algunas pequeñas mejoras, aparentemente, pero los juicios no coinciden con Emms totalmente. Quizás con los motores de ajedrez actuales se pueda dar una valoración más precisa de la posición. No obstante, los análisis humanos, defectuosos o no, vale la pena revisarlos siempre, pues finalmente son ideas que están en juego.

En el capítulo 3 Anderson lidia con 4.Cf3 que dice él es la continuación clásica correcta. Para demostrar las posibilidades del negro, el autor pone la partids Mortensen-Damaso, Debrecen 1992, que ganaron las negras en 23 jugadas. No obstante, Emms indica que las blancas tenían jugadas que daban más oportunidades de mantener la posición. Todo parece indicar que 4. Cf3 es la jugada que pone en tela de juicio la bondad de las ideas para el negro.

Interesante es que puede evitarse esta línea portuguesa jugando 3.c4, pero lleva al complejo y poco analizado gambito islandés, después de 3. … e6. La partidas crítica, citadas por Emms y Anderson, es Grabics-Carvalho, Bratislava 1993. Un encuentro mmuy complejo en donde de nuevo, Emms no está de acuerdo en los análisis que hace Anderson. De nuevo, habrá que ver estas partidas a la luz de los programas de ajedrez que ahora son muchísimo más precisos en sus evaluaciones.

Cabe decir que aunque el libro contiene un detallado índice de las variantes, no hay índice de partidas o de jugadores. La mayoría del material son fragmentos de partidas, desde 1990 hasta 1997, con las ideas originales de Anderson. Hay muy pocas partidas completas. Interesante es que el autor hizo una estupenda recopilación de la bibliografía existente sobre la defensa escandinava, citandfo 23 fuentes., incluyendo artículos de la desaparecida revista Inside Chess y En Passant. Curioso es que no cita la enciclopedia de las aperturas.

Este libro probablemente sea interesante para aquellos que buscan una defensa alternativa a 1.e4. Si ya se tiene experiencia en la escandinava, probablemente la variante portuguesa le pueda dar un par de triunfos o mejor aún, partidas ricas en el juego táctico, aunque los resultados pueden depender entonces no del conocimiento de la apertura o defensa, sino de la capacidad para calcular variantes. Un libro sin duda interesante pero muy limitado. Tal vez Anderson buscaba abarcar poco pero hacerlo bien. En mi opinión, ha cumplido en este sentido. Quizás lo único malo es que el libro ya está superado por el tiempo. Los análisis de Anderson parecen haber sido hechos con Fritz 4 y las cosas han cambiado mucho desde entonces. Desde luego que nadie tiene la culpa de esto, pero vale la pena mencionarlo.

“Center Counter Defense, The Portuguese Variation” por Selby Anderson, 1997 Pickard & Son, Paperback,  95pp., $14.95 dólares (en Amazon se vende en algunos casos, hasta en 4 dólares)

4 comentarios en “Defensa escandinava: variante portuguesa, por Selby Anderson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *