Miles de “amigos” en el ajedrez

Quien quiera mejorar en ajedrez tiene que estudiar. Hay muchas razones para ello, pero una primera razón es que no existe juego que tenga este antecedente que son las partidas antes jugadas. Podemos así ver qué hicieron los maestros del pasado y hallar en su ingenio jugadas que hoy en día diríamos que son rutinarias incluso. Pongamos, por ejemplo, una famosa partida de Lasker:

Lasker, Emanuel – Bauer, Johann Hermann
Amsterdam 1889

1. f4 d5 2. e3 Nf6 3. b3 e6 4. Bb2 Be7 5. Bd3 b6 6. Nf3 Bb7 7. Nc3 Nbd7 8. O-O O-O 9. Ne2 c5 10. Ng3 Qc7 11. Ne5 Nxe5 12. Bxe5 Qc6 13. Qe2 a6 14. Nh5 Nxh5 

 

Juegan las blancas

15. Bxh7+! Kxh7 16. Qxh5+ Kg8 17. Bxg7!! Kxg7 18. Qg4+ Kh7 19. Rf3 e5 20. Rh3+ Qh6 21. Rxh6+ Kxh6  22. Qd7! Bf6 23. Qxb7 Kg7 24. Rf1 Rab8 25. Qd7 Rfd8 26. Qg4+ Kf8 27. fxe5 Bg7 28. e6 Rb7 29. Qg6 f6 30. Rxf6+ Bxf6 31. Qxf6+ Ke8 32. Qh8+ Ke7 33. Qg7+ Kxe6 34. Qxb7 Rd6 35. Qxa6 d4 36. exd4 cxd4 37. h4 d3 38. Qxd3 1-0

Lasker demostró el poder de una interesante combinación que es ya un modelito que todo estudiante de ajedrez ha visto o debería haber visto. El excampeón del mundo halló la combinación en el tablero y con el tiempo la idea se volvió típica, lo que probablemente se habrá repetido decenas de veces a través de los años.

Pues bien, Judit Polgar le aplicó esta sencilla combinación a nada más y nada menos que a Anatoly Karpov, uno de los jugadores más fuertes del mundo (aunque desde luego, ya no en el 2003, cuando se jugó esta partida):

Polgar, Judit – Karpov, Anatoly
Hoogeveen Essent Crown

1. e4 e5 2. Nf3 Nf6 3. Nxe5 d6 4. Nf3 Nxe4 5. d4 d5 6. Bd3 Be7 7. O-O Nc6 8. c4 Nb4 9. Be2 O-O 10. a3 Nc6 11. cxd5 Qxd5 12. Nc3 Nxc3 13. bxc3 Qd6 $146 14. Rb1 b6 15. Re1 Be6 16. Bd3 Rae8 17. Rb5! Na5 18. Rbe5 Nc6 19. R5e2 Bd7 20. d5 Na5 21. Ne5 Bf6 22. Bf4! Bxe5 23. Bxe5 Qxa3 24. Re3! Qc5??

Juegan las blancas

Obsérvese como Judit ejecuta la combinación y Karpov no espera a que le hagan toda la maniobra ganadora. Se rinde de inmediato: 25. Bxh7+! Kxh7 26. Qh5+ 1-0

El asunto es que cuando uno juega al ajedrez, muchas veces encuentra posiciones desconocidas y es por ello que en la mayoría de los casos hay que reflexionar sobre qué hacer. El ajedrecista debe valorar la posición: quién tiene ventaja, qué estructura de peones se ha dado en el tablero, quién está mejor, hay que defenderse o atacar, o quizás hacer una jugada de espera, etcétera. Los ajedrecistas pasan así muchos minutos de la partida cavilando sobre la posición para tratar de desentrañar su naturaleza y así hallar la mejor jugada.

Si uno estudia muchos ejercicios de táctica ajedrecística, de donde además, hay infinidad de libros de esta clase de ejercicios de juegan blancas y ganan, juegan negras y empatan, etcétera, poco a poco la mente del jugador irá armando una serie de patrones típicos, en donde el cerebro irá acomodando los elementos que generan una combinación determinada. Hacer muchos ejercicios de esta naturaleza sin duda tiene la gran virtud de que en caso de que aparezcan los elementos arquetípicos en el tablero, la combinación podrá ejecutarse.

Por ejemplo, en el caso de la partida entre Polgar y Karpov… ¿Alguien cree que Judit halló la combinación en el tablero? Desde luego que no. Judit conocía la partida Lasker-Bauer y entonces recordó los elementos. Vio que eran los mismos que en la partida que estaba jugando y entonces los aplicó, ganando fácilmente.

Para hacer una analogía, digamos que tenemos mil amigos, o diez mil amigos, y nos acordamos de ellos no a todo momento, sino cuando los vemos. Eso es lo que hace un ajedrecista muchas veces cuando hace una combinación: “recuerda la cara de su amigo y puede decirle como se llama”, para seguir la analogía, lo que significa que “ve que los elementos en el tablero, la posición de las piezas, están de acuerdo para generar una combinación particular y entonces la ejecuta”.

Se dice que un gran maestro poseé unos 50,000 patrones, posiciones típicas en donde le ayudan a orientarse en una partida. Son como sus amigos, que cuando los ve, sonrié y los saluda… ¿No está muy claro lo que hay que hacer entonces para mejorar?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *