The Big Book of Combinations (Editado por Eric Schiller)

El gran libro de las combinaciones en ajedrez, HyperModern Press, 1994, de Eric Schiller, es un tratado más de posiciones tácticas. Son exactamente 1000 ejercicios con la peculiaridad que siempre en ellos juegan las blancas. Los ejercicios están puestos cronológicamente y no por temas, en un intento de no dar ayuda al estudiante sobre cuál es la jugada ganadora. Es claro que si hablamos en un capítulo de sacrificios de dama, ya las combinaciones perderán el efecto de hallar esos sacrificios pues ya dimos una pista importante a quien quiere resolver las posiciones.

Schiller, hay que decirlo, no tiene muy buena fama en el mundo del ajedrez y muchos críticos indican que sus trabajos son incompletos, malos o peor aún, plagios de otras obras. De hecho, el puntilloso historiador del ajedrez, Edward Winter, (que se sospecha es en realidad un grupo de ajedrecistas y no una persona), ha mostrado aquí que esta obra de Schiller es una copia de la Antología del Medio juego en ajedrez, compilado por la empresa que hace el Informador Ajedrecístico. Vamos, Winter demuestra más allá de la especulación, que Schiller se ha fusilado literalmente el 80% de las posiciones que pone en su libro. Así que si se tiene la obra de la editorial yugoslava, el libro de Schiller simplemente sale sobrando.

Sin embargo, aunque es una copia en un alto porcentaje, el libro de Schiller resulta -por una parte- más económico que la edición yugoslava (usado se puede conseguir desde 5 dólares contra 49 dólares). Por otra parte, el autor puso a prueba todas las posiciones al programa Zarkov (recuerden que esto fue en los años noventas del siglo pasado) y reporta los resultados obtenidos. Realiza una breve discusión sobre los ejercicios en donde el programa no evaluó correctamente e incluso por ahí cita al Dalai Lama, en una conferencia que tuvo con otros personajes sobre el ajedrez computarizado. Realmente un poco inútil considerar siquiera las opiniones vertidas ahí, pues que se sepa, el Dalai Lama no se le conoce por su buen ajedrez.

Otro punto en contra es que Schiller no da las soluciones completas a cada ejercicio, sino que se limita a dar la primera jugada. Esto en ocasiones no dice mucho porque no elabora en posiciones donde probablemente deban analizarse las variantes más importantes. No faltará quien piense que esto obliga al estudiante a revisar por sí mismo las líneas que llevan al triunfo y podría parecerle bien que no traiga la solución completa a cada posición. Hay opiniones variadas. Desde mi punto de vista, el poner la solución completa es algo que el libro debería tener.

Cabe decir que aunque Schiller haya hecho el esfuerzo de poner a un motor de ajedrez a analizar cada posición, el programa elegido, Zarkov, es en estos momentos obsoleto y además, probablemente cualquier engine moderno puede resolver sin errores las 1000 combinaciones.

Si cae en sus manos este libro, cómprelo si está de oferta (pagar más del equivalente a 5 dólares bien podría ser una burla). Si lo que le interesa es hacer ejercicios de táctica, éste, como otros libros, pueden ser de utilidad. Lo lamentable es saber que estamos ante un gran plagio de otra obra criticable, como la Antología mencionada, pues tiene errores en los sitios donde se jugaron las partidas, los nombres de los jugadores, entre otros detalles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *