Henrique Mecking, el prodigio de Brasil

El brasileño Henrique da Costa Mecking (nacido en 1952) es considerado el mejor jugador latinoamericano desde Capablanca. Destacó como niño prodigio al ganar el campeonato de Brasil a los trece años. Su ascenso continuó de forma constante y en 1971 obtuvo el título de gran maestro. Su primer gran éxito fue en 1973 al ganar el torneo interzonal de Petrópolis, Brasil, sin embargo, en su primer match de candidados no logró superar al más experimentado Korchnoi. Henrique MeckingSu segunda oportunidad como aspirante a la corona que ostentaba Karpov llegó en el ciclo siguiente cuando volvió a quedar en primer sitio en el torneo Interzonal de Manila, Filipinas en 1976 aunque perdió de nuevo su encuentro de primera fase, esta vez contra Polugaevsky.
No obstante, la carrera de Mecking estaba en la cúspide y es suficiente decir que en la lista de rating de 1977 alcanzó el tercer lugar de la clasificación internacional, solamente detrás de Karpov y Korchnoi. Por desgracia, en el mejor momento de su carrera, contrajo una rara enfermedad muscular que lo apartó lamentablemente del circuito de torneos, para consagrarse de lleno a la religión católica. En los últimos años ha regresado a las competencias, aunque ya sin la brillantez de antaño.

La formidable trayectoria de Mecking al llegar a la cumbre del ajedrez mundial ha servido de inspiración para otros excelentes jugadores latinoamericanos que han intentado dignamente seguir sus pasos, tales como los cubanos Jesús Nogueiras, Lázaro Bruzon y Lenier Domínguez, el peruano Julio Granda y sus compatriotas Jaime Sunye Neto, Gilberto Milos y Giovanni Vescovi. No obstante, la huella dejada por el gran “Meckinho” no ha sido nada fácil de llenar.

En la siguiente partida en la siempre compleja defensa siciliana, veremos a Mecking lanzarse a un osado ataque y destrozar las defensas del veterano maestro argentino Rubinetti en un encuentro del campeonato sudamericano ganado una vez más por el brasileño.

  ( ) -   ( )
  ( )

Descargar PGN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *